Yayoi Kusama, COlendario julio 2019 - Co Studio
Estudio de diseño y comunicación en Vitoria-Gasteiz. Diseño gráfico, identidad corporativa y branding, diseño web, comunicación, redes sociales, marketing digital, redacción de textos.
diseño gráfico, diseño vitoria, diseño gráfico vitoria, logotipos, diseño de logo, diseño logotipo, identidad, identidad corporativa, consulting, consultoría, diseño web, diseño web vitoria, imagen de marca, creación de marca, branding, diseño editorial, diseño carteles, diseño flyers, diseño folletos, publicidad, diseño packaging, aplicaciones diseño, diseño papelería, diseño cartelería, diseño carteles, empresa de diseño, empresa de marketing online, empresa de marketing digital, estudio de diseño, diseño de páginas web, redes sociales vitoria, gestión de redes sociales, formación redes sociales, plan de marketing, posicionamiento seo, posicionamiento en buscadores, publicidad online,publicidad social, diseño social
17544
post-template-default,single,single-post,postid-17544,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode_popup_menu_push_text_top,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
yayyoi kusama calendario 2019

Yayoi Kusama, COlendario julio 2019

Hay quien nace artista y quien, a base de años, estudios y esfuerzo, se convierte en una. Yayoi Kusama es de las primeras. A penas contaba 10 años de edad cuando comenzó a dibujar sus, hoy día archiconocidos, lunares y redes. Perfectos, coloridos y envolventes lunares que ponían de manifiesto que Yayoi Kusama había nacido para sobresalir de una multitud lineal y monocromo.

Yayoi Kusama ha sido y es pintora, escultora, creadora de instalaciones artísticas, performances y escritora. Huyó de un matrimonio concertado en su Japón natal para dar rienda suelta a su particular forma de ver el mundo en Nueva York. A principios de los 60, se sumó al movimiento del Arte Pop, convirtiéndose en un icono de la contracultura de la talla de su contemporáneo Andy Warhol quien la consideraba referente del Popart y a quien ella denunció por haber plagiado sus obras sin ser escuchada.

Yayoi Kusama no lo tuvo fácil. Emigró de una familia conservadora a la vorágine creadora de la gran manzana donde… no se comió un colín. Pasaron años en los que no vendió ni un solo cuadro, no organizó exposiciones ni apostaban por ella, mientras sus coetáneos nadaban en la abundancia de los excesos.

Durante ese tiempo, la artista nipona se dedicó a realizar intervenciones callejeras tan llamativas como reivindicativas: como el apoyo al matrimonio homosexual o la crítica a la mercantilización del arte. Famosa fue la carta que envió al presidente Nixon ofreciéndole sexo salvaje a cambio de para la guerra de Vietnam.

Los lunares se convirtieron en su marca personal y no tardó en convertirse en una artista de fama internacional. La peculiaridad, la extravagancia, el vanguardismo, las conexiones infinitas y la obsesión, son pilares de un estilo a caballo entre el minimalismo y el pop art que la define y representa:

«Los puntos son sólidos e infinitos. Son una forma de vida. Sol, luna, estrellas son cientos de millones de puntos. Cada ser humano es también un punto. Los puntos no pueden existir por sí mismos, solo pueden existir cuando se reúnen unos con otros. Admiro completamente su infinitud y estoy profundamente conmovida por la grandiosa presencia del universo, que está lleno de un poder misterioso». Yayoi Kusama

Fue a principios de los 70 cuando volvió a Japón no porque hubiera recibido la llamada de sus orígenes, si no por los trastornos mentales que le llevan acompañando toda su vida. La vuelta le obligó a reinventarse.  Decidió volver e internarse, de manera voluntaria, en un hospital psiquiátrico donde reside desde entonces. Yayoi Kusama describe su arte como «arte-medicinal» y nunca ha dejado de crear.  Ver El espacio infinito de Yayoi Kusama

«No podemos dejar que las percepciones limitadas de los demás terminen definiéndonos» Virginia Satir

Los mundos oníricos, repetitivos y psicodélicos de Yayoi Kusama reflejan una personalidad obsesiva y una lucha constante contra el estigma de la enfermedad mental. Comenzó a pintar lo que ella veía, círculos, esferas, lunares,… Donde los demás veían alucinaciones ella vio una vio una forma de expresión.

“Lucho contra el dolor, la ansiedad y el miedo todos los días, y el único método que he encontrado para aliviar mi enfermedad es seguir creando arte. Seguí el hilo del arte y de alguna manera descubrí un camino que me permitió  encontrar algo por lo que seguir viviendo.» Yayoi Kusama

A día de hoy, Yayoi Kusama, es una de las artistas vivas más cotizadas del mundo.