identidad visual Edabe identidad visual Edabe identidad visual Edabe identidad visual Edabe identidad visual Edabe identidad visual Edabe
Category
Diseño gráfico, Identidad
Etiquetas
branding, diseño, diseño de etiqueta, diseño gráfico, diseño identidad, etiqueta vermouth, etiqueta vino, identidad corporativa, identidad gráfica, identidad visual, new brand
About This Project

“Hay que realizar lo posible para alcanzar lo imposible”. Simone Weil

Edabe, pócima en euskera, es el nombre del nuevo vermouth hecho con sidra natural de la Sidrería Arizia, en Zarautz, y al que hemos tenido el privilegio de diseñar la etiqueta.

Formar parte del proceso creativo del nacimiento de una marca es una de las  experiencias más bonitas que nos da nuestro trabajo y, hemos de reconocer, el vermouth es una maravilla (con hielo, en una terraza y buen tiempo… aaay! ?).

Para  el diseño de la etiqueta del vermouth con sidra natural, Edabe, nos basamos en sus valores, en la materia prima y en su simbología. Lo metimos todo en la cesta de crear y decidimos resignificar una de las imágenes más representadas y populares de la historia, cargada de un fuerte simbolismo. Trabajamos sobre la ilustración de Albrecht Dürer que representa el momento en que Eva «cae» en la tentación (benditas tentaciones que le agarran un pellizco a la vida) y jugamos. Jugamos a darle vida, a darle la vuelta y pasamos de una imagen dura, agresiva y oscura a lo que, bien podría ser, la representación de una cuadrilla de vermús, que interactúa, se divierte y disfruta (esa serpiente que no se quiere ir a casa y dice: «venga, la espuela…») de su pócima.

La narrativa fue muy importante para el desarrollo de la imagen de marca. No solo creamos la etiqueta si no que envolvimos a Edabe en un cuento contemporáneo lleno de picaresca y de momentos compartidos.

Un trazado manual, el color de todas las pasiones y la manzana, considerada la fruta de la feminidad, la sabiduría y el pecado, como protagonista son los tres grandes pilares sobre los que se sustenta esta historia que, continuará, después del primer brindis. 

ChinChin!