Marketing y Diseño, juntos y revueltos -Co Studio-
694
post-template-default,single,single-post,postid-694,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive,elementor-default

Marketing y Diseño, juntos y revueltos

Bienvenid@ a nuestro blog, un espacio en el que trataremos de mantenerte al día de las novedades, tendencias y herramientas que vamos descubriendo y poniendo en práctica día a día. Un espacio en el que aprender y reflexionar junt@s.

Arrancamos esta nueva etapa, contándote porqué trabajamos todos nuestros proyectos de manera conjunta, y es que el marketing y el diseño son disciplinas que van de la mano en la consecución de nuestros objetivos empresariales.

Simplificando dos temas, de los que podríamos estar hablando horas, diremos que:

  • El objetivo del marketing es satisfacer las necesidades del usuario y/o cliente potencial (creando valor) proporcionando el mayor beneficio a una empresa, teniendo en cuenta el producto o servicio, la competencia, el contexto, etc.
  • El objetivo del diseño es responder a una necesidad comunicativa, visual y/o funcional atendiendo a parámetros estéticos, iconográficos, históricos, etc.

“Si el diseño no es rentable, entonces es arte”. Henrik Fiskar

Podemos afirmar, pues, que ambas disciplinas nos ayudan a crear una propuesta de valor, una marca, a diferenciarnos de nuestra competencia y ser recordad@s en la mente de quien consume (o es susceptible de hacerlo) nuestro producto o servicio.

Algo que, así resumido en dos frases, puede parecer tarea fácil no lo es,  y de ahí que sean dos sectores en continua evolución.

Hoy en día, ambas disciplinas, vienen envueltas en un papel luminoso lleno de atractivos y novedosos anglicismos (inbound marketing, branding, identity, search engine optimitation, user experience, ads, etc. ) que visten de cool aquello que llevamos haciendo toda la vida: conocer a nuestro target, público objetivo, para enfocar, no solo la comunicación de nuestra marca, si no todas las acciones que realicemos, lo que viene siendo evitar “matar moscas a cañonazos” (do not kill flies using a huge cannon 😉 ).

Estas acciones, se han visto alteradas con la llegada de Internet y la globalización (hablaremos de las nuevas tendencias de localización, más adelante, que recuperan el valor de la identidad propia y local alejándose de productos neutros, cadenas y multinacionales). La era digital, no solo ha cambiado los comportamientos y hábitos de consumo, si no la manera en que nos comunicamos, relacionamos, buscamos respuestas, nos ubicamos, etc.

He aquí la importancia de diferenciarse y crear “ese” valor de  marca que comentábamos al comienzo de este post, ahora disponemos de un vasto universo de posibilidades en el que podemos mirar, comparar, resolver dudas, comprar y, además, opinar. La mayoría de las veces sin, si quiera, movernos de la comodidad del hogar.

En definitiva, el marketing y el diseño, trabajando juntos, nos ayudan a tangibilizar nuestra identidad dotándole de unas características como son el color, la forma, el tono de comunicación, el modo en que nos relacionamos, etc., a través de diferentes acciones y/o herramientas que nos ayuden a la consecución de nuestros objetivos empresariales en un contexto determinado, todo ello impregnado de nuestros valores, con el propósito, no solo de tener clientes, si no de fidelizarlos y, por si fuera poco, que hablen bien de nosotr@s porque, no nos vamos a engañar, el boca a boca sigue siendo el mejor marketing.