Frida Kahlo, Colendario Octubre 2019 - Co Studio
Estudio de diseño y comunicación en Vitoria-Gasteiz. Diseño gráfico, identidad corporativa y branding, diseño web, comunicación, redes sociales, marketing digital, redacción de textos.
diseño gráfico, diseño vitoria, diseño gráfico vitoria, logotipos, diseño de logo, diseño logotipo, identidad, identidad corporativa, consulting, consultoría, diseño web, diseño web vitoria, imagen de marca, creación de marca, branding, diseño editorial, diseño carteles, diseño flyers, diseño folletos, publicidad, diseño packaging, aplicaciones diseño, diseño papelería, diseño cartelería, diseño carteles, empresa de diseño, empresa de marketing online, empresa de marketing digital, estudio de diseño, diseño de páginas web, redes sociales vitoria, gestión de redes sociales, formación redes sociales, plan de marketing, posicionamiento seo, posicionamiento en buscadores, publicidad online,publicidad social, diseño social
17857
post-template-default,single,single-post,postid-17857,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode_popup_menu_push_text_top,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
calendario 2019 frida kahlo

Frida Kahlo, Colendario Octubre 2019

Frida Kahlo (1907-1954) no necesita presentaciones. Ella, que fue revolución, hoy se ha convertido en icono. 

Frida Kahlo, pintora mexicana, figura universal, creaba en torno a lo que más conocía: su propia persona y su sufrimiento. En sus obras nos traslada a mundos complejos, emocionales, dolorosos, cristalinos y metafóricos.

«No sé si mis pinturas son o no surrealistas pero, lo que sí estoy segura es que son la expresión más franca de mi ser»

Su vida se vio marcada por la (falta de) salud, el amor y lo político.

Canalizar el sufrimiento a través del arte

Accidentes, operaciones y enfermedades que, no solo, le obligaron a permanecer varias temporadas de reposo si no que le provocaban terribles dolores crónicos fueron fuente de sufrimiento pero también de inspiración. Fue, tras un grave accidente que le mantuvo postrada durante meses, que empezó a pintar, debido a su incapacidad de realizar multitud de movimientos. Este «pasatiempo», le ayudó a expresar sus sentimientos, emociones y su yo más personal:

«Amurallar el propio sufrimiento es arriesgarse a que te devore desde el interior»

Un caballete adaptado y un espejo, para verse a sí misma, colocado en la cama en la que habitaría, la convertirían en la artista que hoy conocemos:

«Me pinto a mí misma porque soy a quien mejor conozco»

«Soy mi propia musa. Soy la persona que mejor conozco. Soy la persona que quiero mejorar»

 

Al abrigo del amor intenso 

«Escoge una persona que te mire como si quizás fueras magia»

El amor entre Frida Kahlo y Diego Rivera fue intenso y eterno. Ella, 20 años más joven que él. Él, muralista de éxito, ella pintora de éxito. Se reconocían el uno al otro como el mejor pintor y la mejor pintora de Mexico. Decía Diego Rivera de ella:  «Frida empezó a trabajar en una serie de obras sin precedentes en la historia del arte, pinturas que exaltaban la cualidad femenina de la verdad, la realidad, la crueldad y la pena. Nunca antes una mujer había puesto semejante atormentada poesía sobre la tela como Frida en esta época de Detroit».

Amor, pasión, cariño, admiración y… ¿engaños? Dicen las malas lenguas, bueno en realidad lo dicen todas, que Diego Rivera era un conocido mujeriego y engañó a Frida en numerosas ocasiones, ¡hasta con su hermana! y fue el motivo de su ruptura.

«Yo le duro lo que usted me cuide, yo le hablo como usted me trate y le creo lo que usted me demuestra».

Frida y Diego se volvieron a casar, pero esta vez manteniendo una distancia: cada uno en su casa y el amor en la de todos.

«No quiero un amor a medias, rasgado y partido por la mitad.

He luchado y sufrido tanto que me merezco algo entero, intenso, indestructible»

Acordaron mantener una relación abierta y Frida y comenzó a entablar relaciones sentimentales con otros hombres y mujeres, dando rienda a toda la pasión que llevaba dentro. Se dice que en una carta, profesaba su amor a Diego y Chavela Vargas.

Enamórate de ti, de la vida y luego de quien tú quieras

Lo personal es político 

«Dolor, placer y muerte no son más que el proceso de la existencia. La lucha revolucionaria en este proceso es una puerta abierta a la inteligencia»

Frida Kahlo creció y vivió en un proceso político convulso en el país. Ella, férrea orgullosa de sus raíces indígenas y mexicanas vestía siempre trajes de inspiración étnica y diseños mayas así como complementos tradicionales, convirtiendo la moda en mensaje político. Más que una declaración de intenciones sobre su identidad cultural, la corriente nacionalista y el feminismo.

Se codeó con activistas y revolucionarios, se movía en círculos políticos, culturales y artísticos de ideología comunista.

«No me hace falta comprar vestidos ni otras cosas semejantes, porque como “tehuana” ni siquiera uso calzones ni me pongo medias».

Frida Kahlo es un símbolo del amor propio, de la cultura indígena, del feminismo. No llevaba calzones ni medias. Lucía bella y el vello con orgullo. Afirmaba preferir conversaciones con albañiles que tuvieran algo que decir en lugar de con culturetas que solo tuvieran cosas que repetir. Una personalidad fuerte marcada por el sufrimiento, el dolor, el amor. El amor en su amplio espectro: a la vida, a sí misma, a los demás… Semejante personalidad y poderío, semejante historia, semejantes frases que, a veces, nos parecen sentencias… ¿Han quedado reducidas a la comercialización de iconos por parte de las grandes marcas? ¿Es, Frida, ahora una imagen colorida y colorista de lo que fue? ¿Qué pensaría ella, que abogaba por la propia identidad y la expresión más personal de sí misma de esta tendencia a uniformarnos?

 

Frida es una de las mujeres que nos inspiran, nos (con)mueven y nos iluminan. Una de esas mujeres que nos dio lecciones sin pretender aleccionar. Una mujer adelantada a su tiempo y, con una que nos dejó un legado, no solo pictórico si no reflexivo a través de sus palabras del que, a veces, echamos mano sin darnos cuenta.

«Intenté ahogar mis penas en alcohol, pero las condenadas aprendieron a nadar»

 

¡Salud!