Ethel Smyth: compositora, escritora y revolucionaria - Co Studio
Estudio de diseño y comunicación en Vitoria-Gasteiz. Diseño gráfico, identidad corporativa y branding, diseño web, comunicación, redes sociales, marketing digital, redacción de textos.
diseño gráfico, diseño vitoria, diseño gráfico vitoria, logotipos, diseño de logo, diseño logotipo, identidad, identidad corporativa, consulting, consultoría, diseño web, diseño web vitoria, imagen de marca, creación de marca, branding, diseño editorial, diseño carteles, diseño flyers, diseño folletos, publicidad, diseño packaging, aplicaciones diseño, diseño papelería, diseño cartelería, diseño carteles, empresa de diseño, empresa de marketing online, empresa de marketing digital, estudio de diseño, diseño de páginas web, redes sociales vitoria, gestión de redes sociales, formación redes sociales, plan de marketing, posicionamiento seo, posicionamiento en buscadores, publicidad online,publicidad social, diseño social
17591
post-template-default,single,single-post,postid-17591,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode_popup_menu_push_text_top,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
Ethel Smyth calendario 2019

Ethel Smyth, COlendario Agosto 2019

Ethel Smyth (1858-1944) fue una de esas mujeres empeñadas en nadar a contra corriente cambiando, no solo su vida, si no la de muchas otras mujeres que vendrían después.

Ethel Smyth fue compositora, escritora, revolucionaria y perseverante. Perseveró para cambiar su mundo y, por ende, el de las demás.

Criada en el seno de una familia conservadora y militar, pronto se decantó por su amor a la música. En la época, era habitual que las mujeres tocaran el piano como acompañantes en las veladas familiares, por ejemplo pero jamás se había visto (en su Reino Unido natal) una mujer compositora, que es lo que ella quería ser. Fue en Leipzig, Alemania, donde recibió su formación. Lo suyo le costó convencer a la familia de la maravillosa idea de estudiar en el extranjero composición y, sin embargo, lo logró:

«Ethel Smyth estaba destinada a convertirse en la compositora más notable y original de la historia de la música». 

George Henschel

Ethel Smyth era inteligente, comprometida y apasionada. Amó a más mujeres que hombres, decía que para ella era «más sencillo para mi amar mi propio sexo apasionadamente» entre todas las personas que amó, tres especialmente marcaron su vida y su carrera:

  • Pauline Trevelyan, a quien dedicó su ópera prima.
  • Virginia Wolf, con quien mantuvo correspondencia en sus últimos años de vida, un amor platónico, Virgina Wolf fue su crush 😉
  • Emmeline Pankhurst, fundadora del Movimiento Sufragista Británico de Mujeres y cabecilla de la «Unión Política y Social de Mujeres».
En 1911 compuso, inspirada por los mítines y alegatos de Emmeline Pankhurst, la Marcha de las mujeres que, entonaría con sus compañeras sufragistas en las marchas, manifestaciones y desde la cárcel, donde estuvo presa durante meses.

Ethel Smyt formó parte activa del movimiento sufragista de la Inglaterra victoriana. Ella, juntó con otras mujeres, en un movimiento sin precedentes a nivel internacional, lucharon y reivindicaron los derechos universales de las mujeres, el derecho a la igualdad y el derecho al voto. Lo consiguieron en 1918 en Inglaterra, hace 101 años. En España no fue reconocido el derecho de las mujeres a votar hasta 1931, pero de esto ya hablaremos en su momento, con Clara Campoamor.
Ethel Smyth fue poseedora de uno de los títulos más prestigiosos de su país, el de Dama del Imperio Británico, el equivalente a los títulos de caballería. Fue condecorada y honrada con numerosos títulos y, a pesar de todo ello, le costaba llegar a fin de mes.  
Ethel Smyth luchó y perseveró durante toda su vida por vivir alejada de los convencionalismos, por hacer lo que más deseaba y con quien ella quería. No necesitaba normas, porque éstas están para cambiarlas, adecuarse a los tiempos y hacerlos mejores, más fáciles e inclusivos, no para aferrarse a ellas como un tótem hermético del pasado. La compositora, escritora y revolucionaria dedicó su vida a sus pasiones: fue pionera en el mundo de la composición, se negó a regirse por los estándares de la época y amó sin restricción. Puso banda sonora a las sufragistas inglesas y cometió el acto más revolucionario de todos, quererse a sí misma:
«Soy la persona más interesante que conozcoy no me interesa si hay alguien más que piense lo mismo» Ethel Smyth
Para saber más: