Cómo definir la personalidad de tu marca

¿Alguna vez te has parado a pensar cuál es la personalidad de tu marca? Una marca, tu marca, tiene atributos, valores y características que son las que la hacen única. Nuestra marca tiene un carácter único que es capaz de generar aceptación por parte de nuestra audiencia, de emocionar, crear un vínculo y empatizar. 

Cómo definir la personalidad de tu marca, conecta con tu audiencia a través de los valores

Definir la personalidad de tu marca te ayudará a construir el mensaje y a determinar el tono que vas a utilizar en tus conversaciones. Te ayudará a dar forma a la historia que quieres contar y reforzar la idea que quieres que permanezca en tu audiencia.  Una marca no es solo un nombre y un logotipo bonito, una marca lo forman las personas que están detrás de ella y a quienes se dirige. Del mismo modo que una persona no es solo nombre o una cara bonita: su forma de ser, de expresarse y actuar vienen marcadas por una historia, por las personas que han formado y forman parte de su vida y el contexto en el que se encuentra. Una marca, como una persona, no es solo lo que ves, es lo que transmite.

Ventajas de adoptar una personalidad de marca

Adoptar una personalidad de marca te ayudará a:

  • Conectar con tu audiencia, con tus compradoras/es, usuarios/as, lectores/as. Conectar de una manera emocional, generar un vínculo, caer bien. Lo que viene siendo, generar engagement.
  • Definir tus mensajes y el tono adecuado de tu estrategia de contenidos.
  • Posicionarte en el mercado y en la mente de los y las consumidoras.
  • Diferenciarte de la competencia.
  • Crear cultura corporativa. La personalidad y los valores de marca no es solo lo que perciben (y contamos) nuestros clientes, es también el caldo de cultivo de la empresa, la relación entre sus trabajadores y trabajadoras, cómo se sienten ellas de identificadas con la marca.
  • Tener coherencia entre lo eres, lo que muestras y lo que quieres ser.

En definitiva, te ayudará a hacer branding, crear marca.

12 arquetipos de personalidad  de Jung

«El encuentro de dos personas es como el contacto de dos sustancias químicas: si hay alguna reacción, ambas se transforman» Carl Gustav Jung

Carl Gustav Jung, psicoanalista, definió 12 arquetipos de personalidad universales, 12 patrones de conducta comunes en diferentes culturas. Jung habla de estos patrones como la imagen innata que permanece en el imaginario colectivo. Estos patrones son los que aplicamos a las marcas. A continuación explicaremos cada uno de estos doce arquetipos con ejemplos de marcas conocidas que te ayudarán a visualizar cómo las empresas adoptan una personalidad y dotan de ella a todos sus mensajes creando así una identidad de marca definida y coherente. 

La sabia

Su característica más relevante es que es una fuente de información de calidad y en constante crecimiento: nunca sabe lo suficiente y busca aquello que desconoce. Transmite sus conocimientos y sabiduría. En este arquetipo se encontrarían marcas como Google (si no sabes algo, googlealo), medios de comunicación como CNN o BBC, las famosas charlas TED o la Universidad de Harvard (donde solo tienen cabida los mejores estudiantes del mundo).

 

La inocente

El objetivo de este arquetipo es ser feliz. Son optimistas y pueden evocar a ciertos aspectos de la infancia. Nos vienen la mente típicos personajes construidos en torno a la imagen del típico romántico soñador como Amelie. Algunas de las marcas más famosas que entrarían dentro de este arquetipo serían Coca Cola, Oreo, Disney o los ositos de goma más famosos del mundo, Haribo.

La exploradora

Marcas atrevidas y aventureras que ansían descubrir el mundo por sí mismas. Salir de la rutina es su objetivo. Jeep, Go pro, North Face o Red Bull son ejemplos de marcas que te ofrecen descubrir mundos nuevos.

La creadora

Son marcas creativas que quieren dejar huella. Imaginar y crear son sus apellidos. Apple o Lego son sus máximos exponentes, vienen a decirlos que ellos son la herramienta perfecta para dejar volar tu imaginación y crear sin barreras.

La gobernanta o La jefa

Son líderes, ostentan el poder y no se dejan llevar por la emoción. Son estables, responsables y seguras, toman las riendas de la situación. Liderazgo, éxito, tradición, calidad y sofisticación lo definen. Dentro de este arquetipo nos encontramos marcas como Mercedes Benz o Hugo Boss.

La cuidadora

Es la protección hecha marca. Es generosa y se preocupa por ti. ONG´s, productos de planificación financiera o seguros se enmarcarían dentro de este arquetipo. El máximo exponente sería Volvo, la marca de coches que se preocupa por ti y tu familia, otros ejemplos serían Sanex, Actimel o Médicos sin fronteras.

La maga

Son marcas transformadoras, capaces de hacer que todo sea posible. Son marcas catalizadoras, marcas que promueven el cambio. Dentro de este arquetipo encontramos marcas como Don Limpio o Pixar. Seguro que te han venido a la mente las campañas de Axe, por eso te hemos dejado un ejemplo muy gráfico de Polaroid 😉

La heroína

Es valiente y fuerte pero sobre todo destaca su voluntad y capacidad de sacrificio. No se rinde, ha venido para ganar y se superan constantemente a sí mismas. Hasta el infinito y más allá, que diría Buzz Lightyear, de Toy Story. Os dejamos una recopilación de los diferentes spots de la campaña «Encuentra tu grandeza» de Nike, héroes del día a día.

La rebelde o forajida

El rebelde sin causa, el James Dean de las marcas. Crea sus propias normas, no se rige por convencionalismos y es independiente. El malote de la clase. El máximo exponente de este arquetipo lo encontramos en la marca Harley Davidson, pero también podemos verlo en Diesel, Desigual o en un plano completamente diferente encontramos, por ejemplo, a Amnistía Internacional.

La amante

Su marca gira en torno al amor, a las emociones, el deseo y la belleza, es sensorial y atractiva. Solemos encontrar marcas con esta personalidad en sectores como la moda, la joyería o la perfumería, pero también en la alimentación… #foodlover. Algunos ejemplos que resuenan en nuestra cabeza al establecer vínculos entre el amor y las marcas son Tiffany’s (y si no que se lo digan a Audrey Hepburn en Desayuno con diamantes), Martini, Alfa Romeo o Channel.

La bufona

Su objetivo principal es divertirse. Son marcas divertidas y que invitan a pasarlo bien. Muestran una imagen fresca y sin miedo a salirse de las normas desde una perspectiva cómica y burlona, se ríen de sí mismas. Encontramos marcas de todo tipo como M&M’s, Fanta, Old Spice o Mixta.

La persona corriente

Estas marcas se definen por ser auténticas dentro de la norma. Son realistas y generan empatía, nada pretenciosas y transmiten sensación de pertenencia al grupo y  conexión con sus iguales. Marcas como Ikea, Atún Calvo, Dove o Campofrío son un claro ejemplo de cómo el arquetipo de personalidad de la persona corriente puede calar hondo en su público objetivo.

 

«Eres lo que haces, no lo que dices que vas a hacer» Carl Gustav Jung

Y ahora, dime, ¿cuál de estos arquetipos se ajusta más a la personalidad de tu marca? Puede ser que te hayas sentido indentificada/o o representada/o por diferentes aspectos de los arquetipos pero siempre habrá uno a la cabeza, recuerda que esto es una herramienta más para ayudarte a identificar la personalidad de tu marca, las emociones que van asociadas a ella y definen nuestra imagen, tono y mensaje. 

Si quieres definir la personalidad de tu marca, saber más sobre cómo potenciar tus valores, encontrar el tono adecuado para dirigirte a tu audiencia y público objetivo, ponte en contacto con nosotras. Definir tu marca es el primer paso para diferenciarte.